You are currently browsing the monthly archive for marzo 2011.

Parece un parque más, pero... ¿y esa cabezota?

[06°22′″N 75°26′″O]

Antes de escribir este post, el autor pensó en llamarlo “Mucho ruido y pocas nueces”, pero luego se dio cuenta de que eso inscribiría un precedente negativo en la retina de sus lectores, y encontró la simple rima con la cual finalmente se dio por satisfecho. Es que mucho le habían hablado de esta tierra de primavera eterna, de tragedias aéreas y de ídolos surgidos por esas tragedias. -Tenés que ir a Medellín, allí te va a ir de maravillas. -Allá te van a recibir con los brazos abiertos. Con esas palabras en la memoria, llegó. Estuvo dos días en casa de una amiga de un amigo, y así lo invitaron a un barrio a ver un espectáculo para juntar plata para una hermosa mujer que hizo mucho por los chicos y por el arte en general. Allí pudo ver, maravillado, los trajes y los bailes típicos de una zona que promete visitar: el Caribe colombiano. Y algo inesperado también sucedió, apareció un bandoneón, y alguien que lo tocaba, y acompañó a un cantante. Al terminar guardó su instrumento y se marchó, no pudieron hablar…

Lee el resto de esta entrada »

La estrellita, dicen que obra de Escher

[05°04′″N 75°31′″O]

Y así llegué a Manizales en auto con Oggi y su hermano. De ahi fuimos a esta casa tan hermosa que alquilan hace un mes y pico, La estrellita. Queda a un rato de Manizales, es como un barrio lleno de casas con flores en los balcones y bananos y plantas de café.

Lee el resto de esta entrada »

El ciudad Cali

[03°27′″N 76°32′″O]

Y llegué nomás a Cali, ciudad de salsa (de bailar), tercera ciudad de Colombia y probablemente la más poronguda, por su fálica torre Cali.

Desde la terminal me fui derecho a la casa de la familia de mi cuñada, qué conveniente tener familia en Colombia.

Lee el resto de esta entrada »

Atasco saliendo de Ecuador

[01°12′″N 77°16′″O]

Aunque no me querían dejar ir, finalmente me tomé un cole para ir a Tulcán, y de allí a la cafetera tierra de Colombia, apenas un día antes de que se venza la visa de tres meses. El papá de Lore llamó la noche anterior a una amiga suya para que me lleve en auto a cruzar la frontera. Fue así que apenas bajé del colectivo me metí en una cabina y llamé a esta amable señora, que me pasaría a buscar por la terminal. Y tan apenas-bajé-del-colectivo, encima charlando con un grupo simpático de colombianos, que entré a esta cabina haciendo la cosa más estúpida del viaje: ¡dejar mi mochila adentro del colectivo!

Lee el resto de esta entrada »