You are currently browsing the monthly archive for febrero 2014.

[32°29′00″S 58°14′00″O]

“Vayan formando parejas, si es que gustan de bailar, que un típico chamamé muy pronto se ha de escuchar.”

Peñas espontáneas

Peñas espontáneas

Un fin de semana al año se hace un encuentro chamamecero en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos, llamado De costa a costa. Los organizadores son militantes activos de la causa entrerriana chamamecera. Y es que el chamamé es muchos chamamés, con sus matices y formas de bailarlo a lo largo de toda la zona mesopotámica y por fuera, porque ya se dijo en el encuentro, la cultura no sabe de fronteras y aduanas.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Después de hacer la recorrida por los alrededores de Punta del Diablo pasamos por la zona de bares para ver cómo venía la mano. Y no venía muy bien, una nube negra se acercaba llena de rayos y agua. Entonces decidimos comprar verduras para hacer un buen guiso y ver cómo seguíamos. Nos metimos en un almacén y la nube llegó. En un segundo pasó de llover cero a caer baldazos de agua. Nos quedamos en la zona de verdulería mirando hacia afuera, hasta que paró un poquito. El guiso bárbaro, y más hacia la noche paró un poco de llover, pero el centro estaba desierto. No había quedado nadie. Silvi no había trabajado nada. Decidimos hablar con ella y decirle que lo mejor era que sigamos viaje, porque las cuentas ya no estaban cerrando por tener que pagar el hostel, y otro día de lluvia como ese nos dejaría en rojo. El plan entonces era conseguir plata, y dónde podría ser sino en Punta.

Lee el resto de esta entrada »

No se nos abrieron todas las puertas

No se nos abrieron todas las puertas

[34°39′49″S 54°09′24″O]

Así fue que llegamos, terminando la tarde, a esta nueva ciudad, La Paloma, doblamos a la derecha y seguimos el cartel de “feria de artesanos”.

La feria son dos pasillos anchos que se juntan en el fondo, para doblar y encontrar un sitio con mesas y puestos donde se vende comida. En uno hay un gran disco para cocinar paella (¿y pa’ nosotro’?), en otro un pizzero que prepara decenas de pizzas sobre el mostrador para ir cocinándolas a medida que le piden, una señora que cocina “cré”, que son unos palitos de masa con salchicha (¿frankfurt?), otra que hace postres, empanadas, y así. Preguntamos si se podía tocar ahí, entre los pasillos de artesanos y los puestos de comida. Nos mandaron a hablar con Canuto, el maestro pizzero. Y resultó ser un maestro, por la buena onda y por las pizzas, claro.

Lee el resto de esta entrada »

Los discosEste viaje es algo inusual, y empieza mucho antes de dejar la ciudad donde vivo. En realidad, no tanto tiempo, si tenemos en cuenta las cosas que hicimos. Diez días antes de salir hacia el Oriente (por Uruguay), se juntaron cinco músicos con sus ganas y un plan: armar un quinteto que les permitiera viajar.
Así, en esa primera tarde con más de 40 grados, armamos unos ocho temas. A los dos días varios más, y luego surgió una idea, grabarlos. Y así, un día antes de salir, con mucho más de 40 grados, sin ventilador para no meter ruido, encerrados en una habitación, grabamos los ocho temas. La noche anterior diseñé una tapa. El nombre del grupo es autoexplicativo, Ad hoc.

Al otro día nos juntamos temprano para armar el equipaje y terminar las cajitas de los discos. Tras la hazaña, partimos llenos de esperanza, éramos un quinteto en gira, con un disco grabado. Ah, el título de este trabajo es Quemando etapas.

Lee el resto de esta entrada »