You are currently browsing the category archive for the ‘Uncategorized’ category.

[34°52′01″S 56°10′00″O]

El año viejo, Leopoldo

El año viejo, Leopoldo

Se vino el final de 2014 a todo vapor, y nos encontró a orillas del otro gran río marŕon (por más que sea un “cielo azul que viaja”), el río Uruguay. En Concordia, Entre Ríos, entonces, nos juntamos para despedir el año. Y no solo despedirlo, sino quemarlo. ¿Se acuerdan del post de Quito de hace exactamente cuatro años y de los muñecos llamados años viejos? Desde que volvimos tomamos esa tradición y el último día del año nos juntamos a hacer un muñeco. Su nombre de este año fue Leopoldo, porque nos dejó el gran Leopoldo Federico.

Lindos son los ritos

Lindos son los ritos

Después de la suculenta cena en familia con platos y diferentes cosas-pai (lemon, orange, dulce’ leche) prendimos el fueguito para despedir a Leopoldo. Con él se van cosas que no quisimos de este año y deseos para el siguiente. El año pasado una abuela puso “un nieto” y este año llegó, así que le advertimos a esta abuela que apunte para otro lado.

Con el manu en la llamada

Con el manu en la llamada

Aprovechamos el fuego para templar un poco los tambores, porque es tradición que todos los candombefílicos se junten en una de las plazas para salir en llamada hasta otra que queda a varias cuadras. Cuando llegamos ya estaba preparado el gran fuego para templar los cueros. En un rato ya sonaban los tamboriles, ya se bailaba sobre la calle.

Pero esta entrada del blog no se llama así por la llamada de fin de año en Concordia, sin desmerecer lo lindo que la pasamos y lo bien que sonó. El objetivo era, digamos, debutar en primera, ir a la meca del candombe para conocer por dentro una gran comparsa con una increíble cuerda de tambores: Los Niche. Este año que pasó tuvimos la alegría de recibir en Rosario al Cesór, director de esta comparsa, que vino a darnos talleres y a compartir sus conocimientos. Sumado a que es un increíble tocador y docente, también compartimos asados, juegos, y hasta un toque de nuestra comparsa en la fiesta de una murga. Tocar a su lado me hizo imaginar lo que sería tocar en Montevideo.

Apenas llegamos a esta ciudad fuimos al lugar donde ensayan Los Niche. Nos recibieron, además de Cesór, los amigos rosarinos que están invadiendo esa comparsa desde hace unas semanas. Fue lindo el reencuentro y ya se dieron unos candombitos en la vereda, mientras otros encendían el fuego para templar. Esto fue un viernes, y el martes siguiente sería la conocida llamada de San Baltazar, una llamada donde todas las comparsas salen por las calles de Montevideo. Por esa razón estaba casi toda la comparsa, alrededor de cincuenta tambores.

La máquina casi lista

La máquina casi lista

Cuando parecía que estábamos todos, Cesór comenzó a armar la cuerda. Primero su piano bombo y un repique; una fuerte columna vertebral de pianos y repiques, dos filas flanqueando éstas de solamente chicos, y los laterales alternando chicos, pianos y repiques. Una ingeniería de la cuerda, un tetris de funciones y tocadores; engranaje por engranaje fue construyendo esa máquina que debería moverse como una gran bestia bufadora.

Después de hacer la canción y el corte (un corte es como una coreografía de tambores) salimos caminando lentamente por la calle, con un volumen y un sonido que nos sacaba sonrisas todo el tiempo. Adelante y cerca de la cuerda bailan la vedette y su partenér; más adelante los personajes (mama vieja, gramillero, escobero, etc); los destaques; las bailarinas y al frente los trofeos, la luna y la estrella. Durante la caminata varias veces ensayamos el corte, que incluye que las cuatro filas exteriores caminen y se crucen al frente, dando toda una vuelta alrededor de la columna.

Hicimos varias cuadras, dimos la vuelta y volvimos. Al llegar ya todos pensábamos cómo sería salir por calle Isla de Flores con tantas otras comparsas.

Playa de Costa azul

Playa de Costa azul

De noche entonces nos encaminamos para el lugar donde pararíamos todos estos días, una casita en Costa Azul alquilada entre muchos, que terminaba siendo casi tan barato como un cámping. Ahi nos esperaban los otros habitantes de la bautizada casa de gran hermano. Esa noche comimos fideos (llevamos una bolsa de 5kg, nunca vi tantos fideos resortito juntos).

Al otro día pudimos ver lo cerca que estábamos de la playa, lo calmo que era esa zona y la poca cantidad de turistas que, por suerte, había.

La casita de Gran Hermano

La casita de Gran Hermano

Pasaron los días entre los árboles, los juegos, el sol, el candombe, el bandoneón, las comidas caseras. Se acercaba el 6 de enero, y la promesa de tocar en San Baltazar.

¿Planta acuarelada?

¿Planta acuarelada?

Ese día amanecimos ansiosos y con pavor vimos cómo el oeste, oscuro, amenazaba nuestras esperanzas. Y esa oscuridad fue creciendo y subiendo por el horizonte, y en pocas horas se tradujo en viento y aguacero. Todavía podía terminar rápido, todavía podía ser una lluvia pasajera. El Manu se fue a mirar internet. Esperamos. Volvió. La llamada de San Baltazar había sido suspendida.

A la noche pudimos levantar un poco el ánimo, al otro día se ensayaba, y por lo menos íbamos a poder tocar de nuevo con la comparsa antes de irnos.

Artigas en la plaza Independencia

Artigas en la plaza Independencia

Como el ensayo era a la nochecita, aprovechamos para visitar la ciudad vieja (recuerden que cuando fuimos con Alí Babá no paró de llover). Caminamos por la peatonal, la rambla, el puerto. ¡Qué linda es Montevideo! Además tiene muchos lugares para tocar en la calle, pero no había tiempo para eso.

Mausoleo de Artigas

Mausoleo de Artigas

Estuvimos en el mausoleo del general Artigas que se encuentra en la plaza Independencia. Caminando por la peatonal encontré un local donde reparan bandoneones. Entré a charlar con el señor, y resultó que conocía a un luthier de bandoneones de Rosario, al que le compra botones.

MTVD-peatonalMTVD-rioCaminamos después por la rambla, no sin antes hacer un mini-tour por calles JaimeRooseras. Fotos en calle Yacaré y en Durazno y Convención.

El grafitti musa del tema de La conversa

El grafitti musa del tema de La conversa

Ya se hacía la hora del ensayo, así que volvimos a la esquina de Los Niche. Había un poco menos de tambores porque el día anterior, con la llamada suspendida y todo, algunos tocadores salieron igual en un rejunte.

La Niche-cueva

La Niche-cueva

Templamos los tambores, Cesór armó de nuevo la cuerda, esta vez con los rosarinos un poco más mezclados en el fondo, y arrancó un mini ensayo del corte con cada tipo de tambor. Cuando estuvimos listos salimos.

Y sonó, sonó mejor que la vez anterior, y fuimos y volvimos sin parar nunca, siendo un solo tambor con cuarenta manos y cuarenta palos. Las oleadas de energía arrancaban del tambor piano gigante del Cesór, y nos tomaban y levantaban. Entonces la velocidad aumentaba y la energía se duplicaba, aunque ya hiciera cuarenta minutos que tocábamos con toda la fuerza.

Mientras tanto las chicas rosarinas y concordienses habían sido invitadas a bailar en la calle y formaban un cuerpo de baile homogéneo, con todas las ganas.

MTVD-losniche-todos_sAl llegar nuevamente a la esquina formamos dos filas, entre las que bailaron todavía más, y el sonido aumentó y el candombe sonó mejor aún. Para el final los repiques llamaron y todo terminó de golpe, dejando solo ecos en el aire.

Es cierto que hubiera sido lindo salir en la llamada cancelada, pero esa noche el candombe sonó en todos nosotros como nunca, y ya habrá tiempo para volver.

Anuncios

[31°44′40″S 60°31′03″O]

Puerto Sánchez

Puerto Sánchez

Y se vino un nuevo llamado desde el otro lado del río Paraná; los militantes chamameceros volvieron a la carga con una nueva edición del encuentro De costa a costa, esta vez en la ciudad de Paraná, a un par de horas de viaje desde Rosario, frente a la ciudad de Santa Fe, por la que hay que pasar antes de descender bajo las aguas del río para atravesarlo por el túnel subfluvial.

Lee el resto de esta entrada »

[32°29′00″S 58°14′00″O]

“Vayan formando parejas, si es que gustan de bailar, que un típico chamamé muy pronto se ha de escuchar.”

Peñas espontáneas

Peñas espontáneas

Un fin de semana al año se hace un encuentro chamamecero en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos, llamado De costa a costa. Los organizadores son militantes activos de la causa entrerriana chamamecera. Y es que el chamamé es muchos chamamés, con sus matices y formas de bailarlo a lo largo de toda la zona mesopotámica y por fuera, porque ya se dijo en el encuentro, la cultura no sabe de fronteras y aduanas.

Lee el resto de esta entrada »

Después de hacer la recorrida por los alrededores de Punta del Diablo pasamos por la zona de bares para ver cómo venía la mano. Y no venía muy bien, una nube negra se acercaba llena de rayos y agua. Entonces decidimos comprar verduras para hacer un buen guiso y ver cómo seguíamos. Nos metimos en un almacén y la nube llegó. En un segundo pasó de llover cero a caer baldazos de agua. Nos quedamos en la zona de verdulería mirando hacia afuera, hasta que paró un poquito. El guiso bárbaro, y más hacia la noche paró un poco de llover, pero el centro estaba desierto. No había quedado nadie. Silvi no había trabajado nada. Decidimos hablar con ella y decirle que lo mejor era que sigamos viaje, porque las cuentas ya no estaban cerrando por tener que pagar el hostel, y otro día de lluvia como ese nos dejaría en rojo. El plan entonces era conseguir plata, y dónde podría ser sino en Punta.

Lee el resto de esta entrada »

No se nos abrieron todas las puertas

No se nos abrieron todas las puertas

[34°39′49″S 54°09′24″O]

Así fue que llegamos, terminando la tarde, a esta nueva ciudad, La Paloma, doblamos a la derecha y seguimos el cartel de “feria de artesanos”.

La feria son dos pasillos anchos que se juntan en el fondo, para doblar y encontrar un sitio con mesas y puestos donde se vende comida. En uno hay un gran disco para cocinar paella (¿y pa’ nosotro’?), en otro un pizzero que prepara decenas de pizzas sobre el mostrador para ir cocinándolas a medida que le piden, una señora que cocina “cré”, que son unos palitos de masa con salchicha (¿frankfurt?), otra que hace postres, empanadas, y así. Preguntamos si se podía tocar ahí, entre los pasillos de artesanos y los puestos de comida. Nos mandaron a hablar con Canuto, el maestro pizzero. Y resultó ser un maestro, por la buena onda y por las pizzas, claro.

Lee el resto de esta entrada »

Los discosEste viaje es algo inusual, y empieza mucho antes de dejar la ciudad donde vivo. En realidad, no tanto tiempo, si tenemos en cuenta las cosas que hicimos. Diez días antes de salir hacia el Oriente (por Uruguay), se juntaron cinco músicos con sus ganas y un plan: armar un quinteto que les permitiera viajar.
Así, en esa primera tarde con más de 40 grados, armamos unos ocho temas. A los dos días varios más, y luego surgió una idea, grabarlos. Y así, un día antes de salir, con mucho más de 40 grados, sin ventilador para no meter ruido, encerrados en una habitación, grabamos los ocho temas. La noche anterior diseñé una tapa. El nombre del grupo es autoexplicativo, Ad hoc.

Al otro día nos juntamos temprano para armar el equipaje y terminar las cajitas de los discos. Tras la hazaña, partimos llenos de esperanza, éramos un quinteto en gira, con un disco grabado. Ah, el título de este trabajo es Quemando etapas.

Lee el resto de esta entrada »

Iglesia y patio, en San Cosme y Damián

Iglesia y patio, en San Cosme y Damián

[-27.3142, -56.3317]

Dejamos la casa y nos encontramos nuevamente con la ruta, que nos llevó hacia el sureste, sin saber exactamente dónde haríamos noche. La idea era conocer algunas ruinas jesuitas, que son las más grandes. En el camino compramos comida en un almacén, empanadas y sopa so’o (carne en guaraní), una especie de pastel de carne con polenta en vez de puré, de sabor similar al tamal.

Lee el resto de esta entrada »

Areguá capital de la ceramica

Areguá capital de la ceramica

[25°17′43″S 57°24′53″O]

Llegamos a Areguá y armamos la carpa en el patio, detrás de la casa. Al otro día nos despertamos en medio de limoneros y árboles de mango, hierbas aromáticas de todo tipo y de plantines listos para ser transplantados. La mamá de Ada, María Elena, que también vive en la casa, tiene una huerta con muchas verduras diferentes, y siempre está investigando alguna cosa en sus libros de botánica.

Todo suelto

Todo suelto

Fuimos a comprar algo para desayunar, unos bollitos de pan con anís que se llaman galleta, y quedaban muy bien con la mermelada de guayaba, y la nuestra de ciruelas casera. La hermana de Ada también estaba ese día, y nos prestó unos libros de guaraní. Ya dijimos que casi todos lo hablan, aunque existen algunos padres que no lo hablan con sus hijos para “que aprendan mejor el español”. De cualquier forma, en la educación primaria hay una materia guaraní.

Lee el resto de esta entrada »

[25°16′55″S 57°38′06″O]

Asunción

Asunción

Alcanzamos la frontera a la tarde, después de pasar cerca de Clorinda. El trámite, que debía ser simple y rápido, nos demandó un buen rato, gracias a la gran capacidad del gendarme paraguayo para encontrar quintas patas a los gatos. Sin embargo pudimos pasar, algo desanimados por semejante corrupta bienvenida.

Lee el resto de esta entrada »

[27°28′16″S 58°50′25″O]

Playa de corrientes

Playa de corrientes

La mañana siguiente nos levantamos temprano. Al sacar la cabeza de la carpa pudimos ver a las urracas moradas y comunes, caraduras ambas, que se acercaban a pocos metros de nosotros. Las fotos, en la cámara de rollo, se las debemos.

Después de preparar el mate caminamos por un sendero. Como el día anterior, no se dejaron ver muchas aves. Al volver preparamos todo para cruzar a conocer Corrientes.

Lee el resto de esta entrada »